Trucos para conseguir Girasoles de mayor calidad y cantidad

Seguramente has escuchado que los girasoles deben su nombre al hecho de que giran hasta encontrarse en la ubicación del sol y es cierto. Además, son de extraordinaria belleza por lo que sirven para adornar cualquier lugar. Han servido de inspiración para múltiples obras de arte así como canciones. Pero los girasoles son mucho más que eso. Y es que también son una fuente de alimento con muchos nutrientes.

¿Cómo puedes cultivar Girasoles de gran calidad en un huerto? ¿Qué trucos debes tomar en cuenta? ¿Cuáles son los puntos más importantes a la hora de cultivar girasoles? Te invitamos a conocer la respuesta a estas importantes preguntas.

Técnicas para conseguir Girasoles de gran calidad.

Los girasoles se pueden adaptar muy bien a diferentes circunstancias, lo que los convierte en una planta que puede ser fácil de cultivar. Sin embargo, es necesario que tomes ciertas medidas a fin de garantizar que su crecimiento y producción sea de la mejor calidad posible. Tomando en cuenta las condiciones ideales para su siembra y posterior cosecha, queremos brindarte los siguientes consejos relacionados con la temperatura, el abono, el riego y la polinización.

Temperatura ideal para crecimiento de Girasoles de gran calidad.

La temperatura que puede soportar la planta de girasol es muy amplia, puede estar entre los 8 y los 30 ° centígrados. Sin embargo, no es bueno caer en los extremos pues eso solo tiene como resultado que tanto la planta como el fruto pierdan calidad. Para el momento de la siembra la temperatura debe estar entre los 5 y los 10° C. Luego puede exponerse a temperaturas altas, pero de un máximo de 25° para evitar que la planta sufra pérdidas considerables en la producción.

Es importante destacar que a la hora de sembrar se toma en cuenta la temperatura. Por ejemplo, si la temperatura del suelo es alta y con humedad, solo debe profundizarse 5 centímetros para sembrar la semilla. Pero, si la temperatura del suelo es baja y con poca humedad deberás profundizar hasta 9 centímetros.

Abono ideal para el crecimiento de Girasoles de gran calidad

El abono es indispensable para cultivar girasoles. Requiere de al menos 4 químicos:

nitrógeno, fosforo, azufre y boro. Por eso te recomendamos preparar el suelo con estos elementos antes de sembrar. Para agregar al suelo el nitrógeno de manera natural puedes valerte de humus de lombrices remplazando la capa superior de la tierra. En el caso del fosforo debes echar cenizas de madera en agua y luego verterlas en la tierra. En el caso del azufre y el boro, puedes obtenerlo en cualquier tienda agrícola.

 

También puedes leer esto: Recomendaciones para conseguir berenjenas más grandes

 

Una vez preparada la tierra, es momento de realizar la siembra. De igual manera, a medida que la planta crece puedes observar por su comportamiento que nutriente requiere, por ejemplo el color de las hojas puede ayudarte a saber si el nitrógeno o el fosforo están deficientes. Una vez detectado lo que necesita la planta, es momento de proveérselo.

Riego ideal para el crecimiento de Girasoles de gran calidad

El agua es el más importante de todos los elementos requeridos por los girasoles para crecer sanos y ser de gran calidad. Esto se debe en buena parte a su continua exposición al sol. Por eso, es necesario que constantemente sea regado el huerto para lograr un crecimiento ideal. Especialmente durante la etapa de siembra y crecimiento necesitan de mucha agua.

Luego de ese periodo, con un riego de 3 veces por semana es suficiente. Asegúrate de contar con un buen sistema de drenaje para evitar la formación de charcos, los cuales no son de provecho para las plantas de girasol.

Polinización para el crecimiento de Girasoles de gran calidad

Los girasoles cuentan con dos componentes conocidos como Estigma y Flósculo. En uno se produce el polen y en el otro se recibe. Ha ocurrido que la misma planta se ha polinizado, pero eso ocurre muy rara vez. Si deseas obtener girasoles de gran calidad es necesario contar con agentes externos que realicen este proceso de polinización. Veamos dos maneras en las que puede lograrse:

Polinización cruzada. Debes saber que puedes dejar a la naturaleza hacer el trabajo de polinizar los girasoles, pero debes cuidar que este proceso se realice de forma correcta. Y es que lo pueden realizar las polillas, mariposas, entre otros pero en su mayoría, solo logran polinizar una pequeña parte de los girasoles y algunos solo terminan perjudicando a la planta. Sin embargo, las abejas son las mejores para este trabajo. Incluso algunas de ellas vuelan en zigzag durante el proceso logrando que la polinización sea mayor.

También es posible realizar este proceso de manera manual, sin necesidad de ningún insecto u otro animal. Para ello es muy importante que sigas al pie de la letra los pasos que mencionaremos a continuación:

Busca bolsas de papel que sean impermeables. Debes cubrir las flores de los girasoles por completo.

Al día siguiente, descubre dos flores y ponlas en contacto una con la otra. Este proceso debe hacerse con suavidad pero, dado que el polen es más espeso que en otras plantas, debes cerciorarte de que polen entre en contacto con el estigma. Luego cúbrelas y repite el proceso con otras dos. Debes repetir este paso con todas las flores del lugar.

Repite por al menos 5 días todos los pasos. Es necesario que las flores permanezcan cubiertas durante el resto del tiempo hasta pasar los 5 días.

Debes saber que solo puedes usar bolsas de papel, por lo que si llueve durante el proceso, deberás cambiarlas lo más rápido posible para evitar retrasos en la polinización. Y dado que existen diferentes tipos de girasoles, es necesario que te asegures de usar semillas de la misma clase, de esa manera no habrá alteraciones al momento de la polinización y el resultado será de una calidad alta.

Recomendaciones finales para cosechar Girasoles de gran calidad

Una recomendación final tiene que ver con proteger tu siembra de todos aquellos animales que desean comerse las deliciosas semillas de girasoles. Por eso debes estar muy atento a fin de cosecharlas justo en el momento de que los pétalos de la flor empiecen a caer. De esa manera evitarás que visitantes molestos roben tus semillas.

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *