Huertos en casa: ¡unidos, felices compartimos!

¡Hogar dulce hogar! Ciertamente, no hay lugar más preciado y añorado que nuestra casa y compartirla con nuestros seres queridos. Aunque son muchas las actividades que pudieran llenarnos de alegría y felicidad cuando las hacemos en familia, la verdad es, que hay unas muchísimas más placenteras que otras. Jugar, cocinar, pintar, ver televisión, escuchar música, cantar o bailar, o simplemente acampar en el jardín o el patio de nuestra casa ofrecen a los nuestros infinitas oportunidades de disfrutar inolvidables momentos en familia.

Sin embargo, deseamos que aceptes el fascinante reto de experimentar una actividad que también resultará muy gratificante y motivadora. Es nada más y nada menos que la elaboración y aprovechamiento de: huertos familiares. ¿Te imaginas tener en tan solo pocos días frutas o verduras cultivadas por toda la familia en tu propia casa? ¿Aceptas la invitación de crear tu propio huerto en compañía de los tuyos? No solo traerás salud a tu hogar. También, alegría, paz y felicidad. ¿Y sabes qué? ¡Nosotros iremos contigo!

Obstáculos comunes: la mayoría objetan que el primer contratiempo es el espacio donde ubicar el huerto. Pero, la verdad es que el espacio no representa problema alguno. Honestamente, casi en cualquier lugar de tu hogar puedes tener tu huerto, incluso si vives en apartamento o una pequeña habitación. En caso de no tener un jardín o patio, puedes plantar hasta en pequeños envases desechables de yogurt, bebidas, latas, etc.

El segundo tropiezo puede atribuirse a la falta de luz solar. Es bien sabido, que todas las plantas necesitan suficiente luz solar y agua para crecer, alcanzar su estado óptimo, florecer y dar frutos. El sol y su energía es un elemento vital para el desarrollo exitoso de tu huerta familiar. ¿Cómo logramos que nuestro huerto tenga suficiente luz solar? Lo único que necesitamos es colocar nuestras plantas cerca de una ventana o en un espacio donde puedan recibir la luz del sol al menos 4 horas diariamente. Con eso será más que suficiente.

Un tercer obstáculo es el suministro de agua constante al huerto. El vital líquido junto con el sol, forman el dúo esencial para la maravillosa proeza de la madre naturaleza: la fotosíntesis. Este extraordinario proceso permitirá que las plantas absorban el dióxido de carbono del aire, juntos los con los nutrientes del suelo, transformarlos en energía vital para su desarrollo total. ¿Cómo lo solucionamos?

¿Necesitamos estar despiertos las 24 horas en casa, o un sistema muy complicado para asegurar un riego continuo a nuestro huerto? ¡Por supuesto que no! Podemos construir pequeños y prácticos contenedores de agua que puedan surtir agua a nuestra huerta por goteo. Tan solo con un poco de creatividad, podemos incluso asegurar un suministro constante de agua a nuestras plantas por más de 48 horas.

En cuarto lugar, puede que alguien plantee que no sabe qué sembrar, y piense que esto es una grave dificultad. Algunos dicen que es muy difícil determinar que planta, sea una fruta o vegetal es propicio sembrar en tal o cual temporada o mes del año. Si no tienes idea, no te preocupes, puedes acceder al calendario de siembra. Al acercarse la primavera, es el momento propicio para construir y cultivar huertos hogareños. En el trópico, al inicio de los períodos lluviosos es una excelente oportunidad.

 

Te invitamos a leer esto: ¿Cómo conseguir Tomates más grandes?

 

¿Qué fruta o vegetal sembrar? Podemos sembrar tomates, pimientos, melones, patillas, berenjenas, pepinos, y calabazas. Estas opciones son ideales si tenemos si tenemos luz solar directa al menos 4 horas al día. En cambio, si no tienes tanta luz puedes optar por los cultivos de hortalizas de hoja o raíz, tales como: albahaca, acelga, rúcula, batata, o zanahoria.

Beneficios inmediatos de los huertos familiares: son incontables los beneficios de construir y cultivar huertos en casa. El bienestar es para toda la familia, amigos, vecinos, y el medio ambiente.

En primer lugar, brinda a todos los participantes una sensación de paz y tranquilidad que se obtiene de poder comer y compartir alimentos sanos cultivados por nuestras propias manos. Disminuye los niveles de ansiedad y estrecha los vínculos entre cada uno de los miembros de la familia.

En segundo lugar, mejora nuestra salud debido a que logramos consumir vegetales o frutas cultivadas de forma natural, totalmente orgánica, sin ningún efecto de sustancias químicas, lo cual es una gran ventaja en nuestros días.

Y en tercer lugar, al tener un huerto logramos desconectarnos hasta cierto punto de la terrible dependencia que tenemos como sociedad de la comida de tiendas y supermercados. Esto logra acercarnos más a la naturaleza y aumenta en nosotros un mayor aprecio por el medio ambiente.

Familia unida: construir, sembrar, limpiar, regar, ver florecer y crecer las frutas y vegetales en nuestro huerto requiere esfuerzo y compromiso de todos. Cuando todos asumimos el reto de aprender a recibir todas las bondades de un huerto en casa, las responsabilidades que tengamos serán entendidas y aceptadas como un privilegio que la naturaleza nos ha dado. Todos en casa, hasta los más pequeños pueden participar en el desarrollo de una huerta familiar. Hasta con una pequeña semilla de maní o cacahuate en un envase pequeño, podemos ayudar a los más pequeños a cuidar del medio ambiente, valorar el trabajo en equipo, y apreciar los productos cosechados.

Después de todo lo que hemos compartido, ¿aceptas nuestra invitación para que construyan su propio huerto familiar? ¡No te arrepentirás! Es nuestro mayor deseo que logres lo mejor para ti y tu familia. Sobre todo en éstos tiempos de cuarentena, los huertos en casa brindan una excelente opción para hacer frente a la ansiedad, el distanciamiento social, el ocio y el estrés. Jamás lamentarás la inversión de tiempo, energías y recursos que hagas para tener tu huerta. Los beneficios físicos, emocionales, y sociales superan muchísimo los sacrificios que hagas por lograrlo.

Entonces, ¡manos al huerto! Establece un día para iniciar, haz una lista de lo que necesitas, y háganlo un tema o proyecto de familia. Asignen pequeñas tareas a los niños. ¡Es una aventura para ellos! Esperamos que logres todo lo que propongan. ¡Te deseamos lo mejor para tu huerta!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *