¿Cómo tener un huerto hidropónico en casa?

“La agricultura no es en verdad un negocio es una ocupación” Arthur Woodward.

De seguro concuerdas con el pensamiento citado arriba, y es que los tantos cambios de circunstancias en la vida, hacen necesario replantearse nuevos retos, y ¡vaya que esto de querer tener un huerto hidropónico es innovador!

Incursiona en este sistema de cultivo sin temor, si anhelas hacer que tu tiempo cuente a la vez que logres obtener el fruto de tu esfuerzo e inversión de mejor calidad y sabor, ahorrándote los riesgos de plagas propias de los cultivos desarrollados en la tierra. Para ayudarte, te explicaremos de forma sencilla que es la hidroponía, sus ventajas, los tipos de sistemas hidropónicos, cómo y qué cultivar y cómo armar tu propio huerto hidropónico.

Sistemas hidropónicos

Podemos considerar que todos los sistemas no convencionales son arte. La hidroponía o sistemas hidropónicos son un arte en tendencia, especialmente porque no requiere la tierra como sustrato permitiendo tener espacios más limpios, es a través del líquido vital, “agua,” y los nutrientes necesarios para cada cultivo, que se desarrolla esta técnica, logrando que las raíces de las plantas absorban los mismos a través de mechas, nebulizaciones, goteo o flujo, según sea el tipo se sistema con que estés desarrollando los cultivos.

Dicho sencillamente, la hidroponía es un sistema que en vez de usar la tierra se utiliza el agua sustentada con minerales. Puede decirse que la hidroponía es una técnica a la que puede aplicársele el principio de las tres R:

Reducir: aunque el medio de desarrollo es el agua, permite reducir el consumo de la misma, en relación a los cultivos convencionales.

Reciclar: maderas, envases de gaseosas u algún otro recipiente útil para el desarrollo de cultivos.

Reutilizar: las aguas con nutrientes que debe cambiarse cada cierto tiempo, y pueden reutilizarse en el riego de otras plantas en tu jardín o patio.

Tipos de sistemas hidropónicos

Se conocen seis tipos de estos sistemas, la mayoría de ellos son costosos debido a que requieren de una bomba y temporizador para impulsar el suministro de nutrientes a las raíces de las plantas. El más fácil, económico y el que más recomendamos es el número 1:

Sistema hidropónico de mecha o pabilo: Puedes usar varios tipos de sustratos, para trasportar los nutrientes hasta las raíces de las plantas no requiere de una bomba, solo basta con que la mecha esté en constante contacto con la solución de nutrientes. La desventaja es que no puede usarse para todos los cultivos, solo puede implementarse en cultivos que tengan bajo requerimiento de agua.

Técnica de película nutritiva (NFT): Aunque requiere de bomba puede no ser necesario el temporizador, ya que el flujo es constante, así que basta con crear la película de la solución nutritiva. Es importante que cumpla el ciclo de flujo para alimentar las raíces y obtener resultados deseados.

Sistema hidropónico de Raíz flotante: Como su nombre lo indica las raíces están flotantes, sumergidas en la solución con nutrientes. Para conseguirlo las plantas deben estar sostenidas en una lámina de telgopor o de unicel, el cual no es muy resistente, en este sentido, no es recomendable para plantas muy altas y pesadas; en este caso la bomba envía el oxígeno necesario para su crecimiento. Aunque pocas plantas suelen darse con este sistema, puede emplearse para el cultivo de lechugas y coles.

 

Te invitamos a leer: Trucos para conseguir Girasoles de mayor calidad y cantidad

 

Aeroponía: Se refiere a un sistema aéreo dónde las raíces que están suspendidas reciben los nutrientes por medio de nebulización, debe vigilarse que los ciclos de nebulización no se interrumpan porque existe el riesgo de que se sequen las raíces y se dañe la planta. Es una de las técnicas más complejas y de alto costo.

Sistema hidropónico de flujo y reflujo: Se puede hacer funcionar con varios tipos de sustrato y permite el desarrollo de varios vegetales. El flujo y reflujo se da por medio de una bomba que impulsa la solución nutritiva contenida en un recipiente que funciona como depósito, hasta la bandeja donde se encuentran las plantas, luego de impregnar las raíces, la solución vuelve al depósito. Este ciclo se cumple gracias a un temporizador.

Sistema por goteo: Este sistema está caracterizado por un riego controlado por una bomba pegado a un timer o temporizador. Los excesos de soluciones se pueden reutilizar.

¿Qué y cómo plantar en huertos hidropónicos?

Sobre qué plantar y cómo hacerlo va a depender del tipo de sistema que emplees. En hidroponía se pueden cultivar desde ajos, cebollas, tomates, lechugas, fresas y plantas aromáticas o culinarias.

Por ejemplo, para cultivar fresas y lechugas, por tratarse de plantas pequeñas, te recomendamos usar el sistema hidropónico de mecha o pabilo, que es más sencillo y económico. Sin embargo, se pueden usar cualquiera de las otras técnicas.
El cultivo hidropónico de tomates puede darse de mejor forma puesto que reduce las enfermedades comunes en esta planta. El sistema de flujo y reflujo es uno de los más apropiados en este caso.

¿Cómo crear su huerto hidropónico casero?

Vamos a realizar un huerto hidropónico de ajos casero. Es hora de reciclar, si tienes sin uso macetas o varias botellas plásticas de gaseosas de dos litros, puedes empezar. Con un cutter o exacto, corta una abertura en la parte central de las botellas, emplea un sustrato orgánico que puede ser fibra de cocotero y luego humedece y distribuye en los envases sin que quede apretado. Introduce los dientes de ajo, cuidando que haya una separación entre ellos de mínimo 10 cm.
Los primeros días, con ayuda de aspersor rocía una vez al día. Una vez que hayan germinado los ajos aplica la solución nutritiva, hazlo hasta el momento de la cosecha, aproximadamente unos diez meses después de la germinación.

Recuerda que en los sistemas hidropónicos las plantas, por no estar en el suelo, su fuente de recibir nutrientes para su desarrollo y crecimiento está en la solución nutritiva.

El cultivo de ajos debe ser muy cuidadoso y supervisado. Para conseguir éxito asegúrate de que tu cultivo reciba luz durante un mínimo de 10 horas, puede ser solar o artificial mediante reflectores.

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *